- Product Rating -

Un espíritu Invencible — Nick Vujicic

| April 19, 2014 | 0 Comments

imagesAutor: Nick Vujicic

Páginas: 238

Sinopsis:

Ser un espíritu invencible es creer y lograr. Es tener fe en uno mismo, en nuestro talento y en nuestro propósito; y, sobre todo, en el gran amor de Dios y su plan divino para nuestra vida. Millones de personas en todo el mundo reconocen el rostro sonriente y el mensaje inspirador de Nick. A pesar de haber nacido sin brazos ni piernas, los retos que enfrentó no le impidieron disfrutar de grandes aventuras, de una carrera plena y gratificante, y de relaciones amorosas satisfactorias.  En este libro trata temas como: pensamientos y adicciones autodestructivas, problemas en las relaciones amorosas, desafíos profesionales y laborales, Bullying, hostigamiento e intolerancia, enfermedades y discapacidad , desequilibrio de cuerpo, mente y espíritu.

Resumen

Este libro fue un obsequio, también fue gratificante leerlo. Es increíble lo que ha pasado Nick, no se compara con nuestro sufrimiento, ni preocupaciones diarias. Muchas veces nos quejamos de problemas, nos sentimos inconformes con nuestros cuerpos,  y como esta persona que no tiene sus brazos ni piernas, se ama tanto y  tiene un vida tan valiosa,  a pesar de los obstáculos, ha tenido que enfrentar los dolores, los rechazos, las burlas en su adolescencia  y con ayuda de su Fe en acción, los ha superado  todos.

Es importante como menciona en su libro, enfocarnos en las soluciones y no en los problemas, actuar en vez de preocuparnos. Se dice que el universo recompensa la acción. En la vida seguirás enfrentando retos y frustraciones, son parte de la vida, donde debes ver los obstáculos como oportunidades para aprender y crecer.  Uno de los mayores obstáculos de la adolescencia es tratar de descubrir quiénes somos y cómo encajamos en esta sociedad, pero finalmente la sociedad termina por convertir a la mayoría y a los pocos que no logran encajar  quizás los rechaza.

En cada vida ocurren tragedias, dolores, y creo que éstas existen para enseñarnos una lección. Por muy mala que puede ser el momento o los días, meses o años que nos aflige un dolor, todo tiene un propósito . Pero como Nick nos dice, piensa en esto: “Si Nick no tiene brazos ni piernas, está agradecido, entonces tendré que dar gracias por el día de hoy, y haré las cosas lo mejor posible”.

Todos tenemos cicatrices emocionales provocadas por experiencias pasadas y yo las tengo debo admitirlo. A veces decaemos y la vida misma nos la pone en el camino para recordarlas, pero es aquí donde nosotros debemos recordar que a veces nuestras debilidades y sufrimientos nos motivan a seguir, reemplazar el dolor con la gratitud. La Biblia dice: “… sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que aman; de aquellos que han sido llamados según sus designios”.  A veces nuestros sentimientos pueden afectar nuestra visión y en medio de la desesperación, puede ser difícil ver las cosas desde una perspectiva realista. Así que llorar o darte por vencido no va a cambiar la situación y responder con emociones negativas sólo te hará sentir peor y ahuyentará a quienes te rodean.

Otra parte muy importante del libro, habla del amor , es importante que la persona que busquemos nos inspire y motive a crecer, a ser más piadosos, más compasivos, más solidarios.  Normalmente cuando se busca el amor incondicional como yo, aunque no lo he encontrado hasta el momento en ningún hombre, se busca a alguien a quién puedes ver pasando el resto de la vida contigo, de aquí podemos decir que esto es amor verdadero. El problema con la sociedad y la falta de amor que radica en nuestra sociedad, es  el peligro que transciende, donde demasiada gente valora más lo que hacen o lo que poseen que lo que son. El amor va más allá de una prueba de amor a través del sexo, el amor va más allá de un simple “te amo” o “te quiero”, el amor radica en la forma como aceptemos y aprendamos a conocer a esa persona, a ser el apoyo y el sustento y fuerza espiritual, es ya dejar de ser egoísta para no lastimar a esa persona y aprender a compartir todo, esto es algo  a lo que pocos han llegado en esta etapa del amor, ya que muchas veces no pasa de un placer dado a través del sexo.

Como dice Nick en su libro los discapacitados no son los síndrome de Down, los autistas, los que no tienen brazos o piernas, somos nosotros discapacitados de conciencia en no aceptar a todos en esta sociedad. Dios siempre nos pone retos en nuestro camino para darnos fuerza. Dios permite que te ocurran ciertas cosas, por eso es necesario poner su fe en acción, sabiendo que Dios está contigo. Aunque te ocurran cosas malas, éstas no cambian la realidad de que Él te ama.

Nick revela diversos testimonios de personas que han padecido de cáncer, enfermedades, problemas de autoagresión, bullying, diversos problemas que se han enfrentado y han luchado por salir adelante y lo han logrado con la fe en acción. Siempre existe la posibilidad de que Dios haya puesto ese desafío en tu vida para hacerte más fuerte, más afectuoso, más valeroso, más resuelto y con más fe. Por tanto, acepta esa posibilidad y sigue adelante con ella.

También nos habla de la verdadera amistad, de las batallas internas y combatir la injusticias, ante todo los obstáculos a los que tenemos que enfrentarnos.

Opinión

El propio Jesús fue víctima de tormentos constantes por parte de sus enemigos, fue humillado, maltratado y tuvo que enfrentarse solo, acaso no recuerdan cuando ninguno de sus discípulos se atrevió a defenderlo y lo dejaron morir.

Cada vez que recuerdo la historia de Jesús, recuerdo una cicatriz del pasado, también como muchos padecí de un sufrimiento en mi adolescencia, fui victima del acoso, quizás lo hizo por desesperación, pero actúo de una manera tan egoísta, no se dio cuenta que lo que hacía era sentirme acosada y me enfermaba. Comenzó a estresarme demasiado, su forma de actuar se fue manifestando en mí aquellos dolores. Comencé a tener fuertes dolores de cabeza, miedo al salir, perdida de apetito, a  no dormir y  a tener un baja auto-estima, todas las expresiones negativas comenzaron a indagar en mi, hasta tal punto que me enfermé físicamente y espiritualmente, perdiendo la fe en Dios.  Recuerdo que mientras caminaba por la calle en busca de ayuda, porque tenía  un fuerte dolor en el pecho y tembladera en mis manos, como síntoma de taquicardia, el chico lo único que pudo hacer fue estacionar su carro frente a mí, pensé todo lo contrario menos que quería ayudarme y así sucedió, solo se rió al verme con sus lentes oscuros, y lo único que pedía en silencio era su ayuda porque no podía respirar,  fue tan doloroso para mí, no podría describir en simples palabras lo que sentí en ese instante, mi corazón se despedazo de mil maneras, en ese momento oré a Dios para  que me ayudará a superar este sentimiento y esto que me estaba pasando, no entendía con exactitud que quería mostrarme. Recuerdo que tuve que ir por urgencia y cuando salí del hospital muy entrada la noche, tuve que caminar sola por varios minutos por las calles solitarias de España,  hasta llegar al departamento, no tenía a nadie que me ayudará en mi desesperación, ya no podía dormir, siempre que me acostaba alguien del departamento del lado de mi habitación alumbraba que con gran intensidad la luz de mi habitación, no me dejaba dormir, los días y horas que pasé fueron terribles, sin contar que cuando salía a la calle, sentía miedo que él me siguiera y fuera a la escuela donde hacia mi pasantía, temía que gritara mi nombre por las calles, como lo hizo en un par de ocasiones, creí que me estaba enloqueciendo. Fue un momento difícil de mi vida, solo dejó miedos en mi vida, desconfianza en mi, fui perdiendo el sentido del amor propio. Además, tomé la decisión de no decirles a mis padres del suceso que tuve al estar lejos de casa, no quería sumar sus angustias, ya tenían suficiente que con mi padre en ese tiempo padeciera de un terrible cáncer y yo lejos de casa.  Pedí ayuda, pero solo obtenía el acoso del chico, de sus amigos, sin contar el de sus familiares, se pondrán ustedes imaginar cómo me sentía espiritualmente, derrotada, sin fe y sin esperanza, siendo el símbolo de burla, en donde me juzgaban por muchas cosas que desconocían de mí, me juzgaban por ser una chica ermitaña,seria y católica. Lo  único que podía pensar, por qué me hacen esto? qué les he hecho? qué daño les he causado? , ellos causaron  daños emocionales y psicológicos, con el tiempo aprendí a superarlos, hacerme más fuerte, aprendí a poner mi fe en acción y dejar que Dios guiará mi camino, como lo ha hecho hasta ahora. Intenté por muchas maneras hablar con el chico y hacer una amistad,  e intentar comprender su compartimiento y por qué me había causado tanto daño, pero lo único que obtuve por parte de él, fueron rechazos y humillaciones, expresando una percepción de sentimientos de odio hacía mí, y juzgándome. Espero que alguna vez las personas comprendan que el amor no se expresa con gritos, ni palabras, se expresa con acciones y no todos tenemos la mismas expresiones o la forma de hacerlo, intentemos siempre pensar el otro y no en nosotros mismo, recuerden que somos egoístas cuando solo pensamos en nuestro dolor y queremos lastimar a otro como manera de protegernos, jamás hagan eso estaríamos lastimándonos más, porque no hay peor dolor que lastimar a tu prójimo y más lastimar a la persona que quieres. Cuando las personas te hacen mucho daño, tu guardas ese dolor y lo transformas muchas veces en odio, aprendí con el tiempo a perdonar a desear a esas personas lo mejor de su vida y que no vuelvan a tropezar de la misma manera que tropezaron conmigo, allí es cuando aprendes a crecer espiritualmente y a poner tu fe en acción. A mi me lastimaron en los más profundo del corazón, derrame tantas lágrimas como pude me sumí en una tristeza muy profunda, porque sentía algo muy profundo por aquella persona, pero terminó viéndome como su enemiga, porque no era la típica chica Europea, fácil de conquistar, creyó que me burlaba de él y manipulaba sus sentimientos, desconocía una gran parte de mi y aún así me juzgó sin antes conocerme y se dejó llevar por las críticas de otros que tampoco me conocían. Por último, recuerden que son más las piedras que te ponen en el camino y por la cual debes esquivar de cualquier manera.

Y recuerden la discapacidad es la gente que menosprecia a otros, 
que duda del plan que tiene Dios para su vida y que teme hablarles
a los demás de Dios, y que no sabe ser vulnerable ante los que lo rodean
.

Les comparto este video de la canción realizada por Nick llamada something more.

 

 

 

 

 

Tags Relacionados: Autoayuda
×